martes, mayo 28

Evalúan vallar los tres monumentos más vandalizados de Mar del Plata.

Son los del general San Martín, en Luro y Mitre; Don Quijote, en Plaza España, y Cristóbal Colón, en la plaza homónima. Lo impulsa la Coalición Cívica en el Concejo.

El Concejo Deliberante evalúa un proyecto de ordenanza para pedirle al gobierno municipal la instalación de un vallado perimetral en los tres monumentos más vandalizados de Mar del Plata: los del general Don José de San Martín, ubicado en avenida Luro y Mitre; Don Quijote de la Mancha, situado en Plaza España, y Cristóbal Colón, en la plaza que lleva el mismo nombre.

La iniciativa es impulsada por la Coalición Cívica, uno de los tres bloques que conforma el interbloque oficialista. En su primer tratamiento, la comisión de Obras del Concejo solicitó información al Ente de Vialidad y Alumbrado (Emvial), al de Servicios Urbanos (Emsur) y a las secretarías de Seguridad y de Legal, Técnica y Hacienda.

El proyecto menciona un vallado con rejas de hierro, aluminio “u otro material protector a determinar” que tenga una puerta de acceso para personal autorizado. Sostiene además que los sitios deberán dotarse de iluminación y cámaras de seguridad conectadas al Centro de Operaciones y Monitoreo (COM).

González mencionó que, como enrejar los monumentos significa un gasto, las obras pueden ser realizadas mediante donaciones de materiales, mano de obra o aportes económicos, o ejecutarse en el marco de la ordenanza de padrinazgo de los espacios públicos y monumentos que trata el Concejo.

El monumento a Don Quijote, en Plaza España, epicentro de concentraciones estudiantiles.

Entre los argumentos de la iniciativa, escribió que esos tres monumentos son “parte del atractivo de la ciudad” y se encuentran en “lugares protagónicos”. “Son elegidos como lugares de encuentro masivo en ocasiones de festejos de resultados deportivos, eleccionarios, como también de manifestaciones políticas y reclamos de diferentes sectores de la sociedad”, hizo notar.

Pero dijo que “lamentablemente” se verifica “en forma progresiva un deterioro notable en la conducta” de algunos vecinos, que “se potencian cuando actúan en grupo, lo que genera en su accionar importantes daños, con elevados costos de reparación”.

Así, “se han sucedido actos de vandalismo, pintadas e incluso la invasión de personas sobre la estructura de los monumentos, que han provocado accidentes por caídas sumamente riesgosas”, algunos de los cuales fueron mortales.

“Consideramos necesario pensar en la protección de estos monumentos conmemorativos para evitar futuros accidentes, para preservarlos de actos de vandalismo y también para fomentar en los ciudadanos el respeto por nuestros antecesores y por los espacios que todos compartimos”, acotó González.

El monumento a Cristóbal Colón.

El monumento al General Don José de San Martin fue realizado por el escultor Luis Perlotti con la técnica de modelado, vaciado al bronce y tallado de piedra. Mide 18 metros de diámetro y 15 de altura, y fue inaugurado el 25 de febrero de 1956. En los costados del basamento pétreo se colocaron tres bajorrelieves inspirados en aspectos de la vida civil del prócer.

El monumento al Don Quijote, en conmemoración a Don Miguel de Cervantes, fue construido como inspiración del que se encuentra en Madrid. Fue obra del escultor marplatense Hidelberg Ferrino, realizada en bronce e inaugurada en 1974. Fue restaurado con la ayuda del escultor Patricio López Bravo, que reemplazo partes de la obra de metal que por el paso del tiempo habían sido dañadas.

Por su parte, el monumento a Cristóbal Colon es el primer monumento conmemorativo de la ciudad. Inaugurado el 18 de febrero de 1900, fue obra del escultor italiano Cesare Lapini.