martes, mayo 28

Mar del Plata, un destino ideal para jugar al golf

Para los amantes del deporte, los links de la ciudad ofrecen la posibilidad de jugar frente al mar, en un quebrado paisaje serrano o en el corazón de una añeja arboleda. Las canchas que todos deben conocer.

Mar del Plata es uno de los destinos más elegidos por jugadores de golf tanto profesionales como amateurs por la gran variedad de canchas que ofrece.

En la ciudad, hay cuatro clubes y cinco canchas de nivel internacional, homologadas por la Asociación Argentina de Golf. Todas ellas están disponibles todo el año para la práctica de jugadores con y sin handicap.

Quienes hagan al golf parte de sus vacaciones tienen la posibilidad de jugar cada día en lugares con distintas características, lo cual hace sumamente atractivo el desafío para el aficionado más exigente.

Este deporte se jugó por primera vez en la ciudad en el siglo XIX, más precisamente en el año 1890. Lo practicaron altos ejecutivos de los ferrocarriles británicos en los médanos de Playa Grande. Desde entonces, Mar del Plata cultiva la pasión por este deporte.

Mar del Plata Golf Club, la catedral del golf

Este club está ubicado frente a Playa Grande, uno de los barrios más aristocráticos de la ciudad, con una magnífica vista al mar que acompaña al jugador en todo el recorrido y cuenta con dos campos de juego.

La denominada “Cancha Vieja”, corta y ondulada, es un auténtico link de tipo escocés, con 18 hoyos y un recorrido de 6.024 yardas para caballeros y 5.431 para damas, de par 70 y 72 respectivamente, con desniveles, base de arena y fairways angostos.

Se trata de uno de los campos de golf más antiguos de América y por lo irregular del terreno y el desafío que presenta al jugador, fue apodada la “Catedral del Golf”.

El Club House es una construcción de estilo Tudor inaugurado en 1926 y considerado uno de los más bellos y refinados chalets de Mar del Plata. Hoy es patrimonio arquitectónico y urbano de la ciudad.

La denominada “cancha nueva” está emplazada a 5 kilómetros de distancia de la otra, en Av. Mario Bravo y Triunvirato, y es de tipo parque construida en un predio de 50 hectáreas, 18 hoyos y un recorrido de 6.527 yardas para caballeros y 5.678 yardas para damas de par 71 y 73 respectivamente.

El Mar del Plata Golf Club ha sido visitado por el Príncipe Felipe de Edimburgo, por la mayoría de los presidentes argentinos, los norteamericanos Eisenhower y George Bush y los mundialmente reconocidos profesionales de este deporte.

Club Mar del Plata Golf Los Acantilados

El Club Mar del Plata Golf Los Acantilados se ubica en el barrio que le da el nombre al club, en la intersección de las calles 24 y 35, aproximadamente a 5,5 kilómetros del Faro de Punta Mogotes.

Este campo tiene 90 hectáreas, 27 hoyos y es de tipo parque, con amplios fairways, excelente forestación de pinos, cipreses y cedros y la dificultad de una laguna en el fondo de la cancha que limita, con cuatro hoyos.

Cuenta con un importante chalet donde se encuentra el club house con todas las comodidades para el golfista: amplios vestuarios, un driving range con doce gateras, servicio de guardapalos y un bar restaurante con vista a la cancha.

Marayuí Country Club

También hacia el sur, a 15 kilómetros del faro, se ubica el Marayuí Country Club, que posee una cancha de tipo americano, con 9 hoyos de doble green.

Un pintoresco arroyo con buen caudal de agua atraviesa la cancha constituyendo un excelente atractivo para el jugador que deberá afrontar este desafío en tres de sus hoyos. La arboleda que engalana el campo de juego fue plantada en 1945 bajo la dirección de destacados profesionales.

Sus amplios fairways recorren el country enmarcados por importantes residencias, finalizando el recorrido en una imponente mansión de estilo Tudor que constituye el Club House. En él, se puede disfrutar del “hoyo 19″, e inclusive alojarse, lo cual hará que la visita sea inolvidable. El club posee también canchas de tenis, dormis y residencias para alquilar.

Sierra de los Padres Golf Club

Este es un campo de 40 hectáreas con 18 hoyos en un recorrido de 6.395 yardas para caballeros y 5.754 yardas para damas, con un par de 72 y 74 respectivamente.

La cancha es un especial desafío para el jugador ya que al haber sido construida en las estribaciones de la Sierra de los Padres, sus fairways son angostos, bordeados por una exuberante forestación y en casi todo momento el jugador estará parado en un plano inclinado.

Sus greens son amplios con la ondulación propia del terreno, defendidos por bunkers, y en varios hoyos entran en juego las “calles” con sus fuera de límite. El club house brinda todas las comodidades y durante los meses de verano se puede disfrutar de la piscina.