martes, mayo 28

En medio de acusaciones, aprobaron la tercerización del estacionamiento medido

Con el rechazo de las y los trabajadores municipales, el oficialismo y La Libertad Avanza hicieron avanzar el pliego para concesionar el sistema.

En medio de acusaciones y gritos de trabajadores municipales, el Concejo Deliberante aprobó este jueves la tercerización del estacionamiento medido al darle luz verde a un llamado a licitación para concesionar el servicio que hasta el momento está en manos únicamente del Municipio. La oposición puso énfasis en que no existe conveniencia económica en entregar el sistema a una empresa privada mientras que desde el oficialismo respondieron que buscan “mejorar el sistema con más tecnología”.

La votación del expediente contó con los votos positivos de todo el interbloque oficialista de Juntos por el Cambio más La Libertad Avanza y con la postura negativa de Unión por la Patria, Acción Marplatense y el Frente Renovador.

La aprobación del expediente se produjo en un recinto de sesiones con fuerte presencia de integrantes del Sindicato de Trabajadores Municipales, principalmente quienes se desempeñan en el área de Tránsito, desde donde se oponen a la concesión del sistema de estacionamiento medido ante lo que califican como una “privatización” frente a la potencialidad del sistema, el vaciamiento que aseguran haber sufrido previamente y la falta de claridad del Municipio en torno a los beneficios que traerá ceder una de sus fuentes de recaudación.

Protesta de municipales, cantos, gritos y paralización de la sesión del Concejo

Incluso las y los trabajadores habían pedido hacer uso de la Banca 25 en la previa de la sesión, pero les fue impedido por las autoridades del Cuerpo. Por eso también manifestaron su malestar y se expresaron con cantos y gritos a lo largo de toda la sesión y también con una protesta afuera del Municipio. Durante 50 minutos la sesión se vio paralizada por los cantos hasta que finalmente se acordó que pudieran hacer uso de la palabra.

Allí, reiteraron sus críticas e hicieron foco en una de las mayores desprolijidades que contuvo el tratamiento del expediente por parte del gobierno y el oficialismo: el canon. Es que inicialmente el expediente planteaba que la empresa ganadora de la licitación deberá abonar una canon mínimo mensual de 45 mil unidades de estacionamiento medido, es decir el valor de 45 mil horas, pero después al alegar un “error de tipeo” se cambió a 450 mil horas por mes, lo cual después -sin mayores explicaciones- volvió a cambiarse a 450 mil horas en forma cuatrimestral.

“Hoy sin recursos, con el área desmantelada, se están recaudando 450 mil horas por mes, con lo cual el canon inicial era sólo del 10% de lo que se recauda actualmente”, enfatizó la trabajadora municipal que hizo uso de la palabra y sostuvo que con el último cambio el mínimo pasará a ser de menos de 115 mil horas por mes “mientas que hoy se recaudan 450 mil”. Así, la trabajadora enfatizó que el “canon es inferior a lo que hoy está recaudando”.

Advertencias y rechazo de trabajadores a la tercerización del estacionamiento medido

Durante la reunión de la comisión de Hacienda, desde el oficialismo se había respondido que en caso de que se supere el mínimo de 450 mil horas cuatrimetral el porcentaje a abonar al Municipio por parte de la empresa terminará de definirse en función de las ofertas que se presenten en la licitación.

“Los oferentes deberán presentar una oferta de un porcentaje de la recaudación bruta. Si se recaudan 450 mil horas van a tener que pagar 450 mil horas, si se recaudan 1 millón de horas van a tener que pagar el porcentaje que hayan dicho de esa oferta que se hace. Ese porcentaje nunca va a ser inferior a las 450 mil unidades cuatrimestrales”, graficó la radical Marianela Romero.

Pero la oposición durante la sesión de este jueves también centró sus críticas en el canon. Desde el bloque de Unión por la Patria, la concejala Valeria Crespo afirmó que el sistema propuesto “no es beneficioso para las arcas municipales” y subrayó: “No entendemos por qué se tiene que licitar cuando esto lo puede llevar adelante el Municipio como lo viene haciendo, modernizando el sistema con las especificaciones que acá presentan”.

En la misma línea, preguntó “por qué hay que licitar el sistema para no obtener el 100% de la recaudación y que se lo lleve un empresario” y afirmó que, ante ese cuestionamiento, “ningún concejal dio una argumentación convincente”.

Desde el oficialismo, el concejal Agustín Neme, sin adentrarse en detalles del canon, planteó que el objetivo del proyecto es “gestionar de manera eficiente y tomar decisiones que tengan un impacto positivo en el tránsito” y afirmó que se busca “replicar en la ciudad cuestiones que ya se vienen haciendo en otros municipios” a través de una “vinculación con el sector privado que permita modernizar el sistema, que se le de mayor solvencia y mayores respuestas a los vecinos”.

En ese mismo sentido, señaló que la tercerización apuntará a “mejorar el sistema con más tecnología” y, ante las críticas que se escuchaban de las y los trabajadores municipales, cerró, a modo de ejemplificación: “Se están oponiendo a que se pueda pagar el estacionamiento medido desde un teléfono celular”.

EL SISTEMA Y LOS CAMBIOS

El sistema actual de estacionamiento medido a través de una modalidad de pago virtual se aprobó en 2017 por parte del Concejo Deliberante (Ordenanza Nº 23457) y comenzó a aplicarse en 2018 con el objetivo de generarle al Municipio un “ahorro” anual de 4 millones de pesos (a costos de hace seis años) por la impresión de tarjetas físicas y el aporte de la Universidad Nacional para la aplicación, según destacaban en ese entonces desde la gestión.

A partir del nuevo sistema que se aprobó este jueves, los ingresos que se generen por la venta del espacio o por las infracciones serán recaudados por una empresa que se hará cargo de su funcionamiento -durante un plazo de nueve años, más uno más posible de prórroga- y otorgará un porcentaje de la recaudación bruta a la Municipalidad partiendo de un canon mínimo equivalente a 450 mil horas por cuatrimetre.

Como referencia, en la denominada “Zona 1” -la única que está incluida en el pliego y que está actualmente en funcionamiento en Mar del Plata aunque el gobierno podrá ampliarlas- delimitada por la avenida Colón, 25 de Mayo, Buenos Aires y España hay un total de 3.818 plazas de estacionamiento. Al estar arancelada por cada hora, cada una de esas casi 4 mil plazas puede ser explotada 90 veces por semana en verano -entre el 16 de diciembre y el 15 de marzo- y 72 veces por semana el resto del año (en ambos casos, sin contar feriados, días en los que no se cobra).

Justamente, en cuanto al horario en el que estará vigente el estacionamiento medido en la zona céntrica establecida, seguiría como hasta ahora: de lunes a sábados, excepto feriados y asuetos, de 8 a 23 en verano y de 8 a 20 en invierno.

Asimismo, más allá de que el costo del estacionamiento por hora es establecido anualmente por la ordenanza fiscal e impositiva de cada ejercicio, el nuevo pliego establece que podrían establecerse tarifas diferenciadas -por ejemplo, según el tipo de vehículo- que no podrá modificar la tarifa plena en más de 50%.

Con relación al cálculo, ahora el proyecto también prevé que el precio se actualizará de manera automática cada cuatro meses “por la variación porcentual del precio de litro de nafta de mayor octanaje de YPF” en estaciones de servicio de la ciudad contado a partir de haberse cumplido 120 días de adjudicado el servicio.